Drogadictos

Curado de la adicción

Los drogadictos en el Sur y Este de Europa necesitan ayuda. Allá, la drogadicción es un problema creciente. El número de adictos aumenta constantemente. Solamente en Rusia viven 8 millones de drogadictos. Creemos que estas personas pueden romper el círculo vicioso de la adicción y la criminalidad y pueden convertirse en portadores de esperanza en su sociedad. Para darles la oportunidad de transformarse, estamos formando trabajos de rehabilitación en Bielorrusia, Rusia y Grecia. Allí, los drogadictos experimentan que el amor de Dios los libera de la dependencia física. Nuestros colaboradores les ayudan a practicar un nuevo estilo de vida sin drogas y les acompañan en este proceso, que consta de varias etapas.

Nuestras áreas de trabajo

Trabajo de contacto y rehabilitación ambulatoria

Cuando los drogadictos quieren dejar la adicción, pasan primero por una terapia ambulatoria con conversaciones individuales y en grupo. Al mismo tiempo, ellos hacen una abstinencia de drogas y visitan semanalmente el centro de rehabilitación. Durante este tiempo los adictos necesitan muchas conversaciones y ánimo. Nuestros colaboradores los visitan en el hospital, en la cárcel, en los puntos de encuentro de la escena o hablan con ellos en nuestros centros de contacto. En nuestro trabajo los adictos experimentan frecuentemente que a través de de la oraciones serán sanados espontáneamente de sus síntomas de abstinencia y pueden comenzar rápidamente con una rehabilitación estacionaria.

Clínica de drogas estacionaria

Saliendo de la abstinencia de las drogas, los adictos pasan después de la primera abstinencia, por una terapia estacionaria. Esta forma de terapia la hacemos en nuestro centro de rehabilitación en Bielorrusia. Aproximadamente a los nueve meses de permanencia los drogadictos superan su pasado, además adquieren aptitudes profesionales para el inicio de la vida laboral, su personalidad se reforzará y ellos serán capaces de hacer frente a su vida bajo su propia responsabilidad sin drogas.

Seguimiento

Después que los drogadictos hayan terminado exitosamente su rehabilitación, es importante que sigan siendo acompañados, Para esto ofrecemos un seguimiento flexible, esto requiere un acompañamiento intensivo en la reintegración a la sociedad y al mercado laboral. En los pisos compartidos para el seguimiento, los ex drogadictos entrenan en la vida diaria lo que han aprendido en la rehabilitación. Ya que los directores de los piso compartidos han completado con éxito la rehabilitación y seguimiento y tienen una relación laboral regulada, ellos pueden colocarse fácilmente en los problemas y señalar posibles soluciones.